upd.PNG 

Mario Vargas Llosa fue esta mañana la gran sorpresa en la presentación de Unión, Progreso y Democracia (UPD). Curiosamente, el escritor hispano-peruano -que en los últimos años ha estado vinculado a José María Aznar hasta tal punto que éste le ofreció la dirección del Instituto Cervantes cuando era presidente del Gobierno- avala al nuevo partido de Rosa Díez. En el acto, la dirigente también estuvo acompañada por su pareja de hecho, Fernando Savater, y por Albert Boadella, uno de los propulsores de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía.

los-cinco.jpg

 Vargas Llosa, quien intervino este verano pasado en la inauguración del Campus FAES, organizado por la macrofundación del PP para el Análisis y los Estudios Sociales que preside Aznar, rompió con su autopromesa de no volver a subirse a una tribuna política tras competir por la Presidencia de Perú en 1990. Lo ha hecho en el día de hoy para apoyar a UPD. Para él, este nuevo partido “devolverá la esperanza en el progreso de España”. Asimismo, declaró que otra razón para avalar al proyecto de Díez y Savater es el hecho de que “el crecimiento de los nacionalismos periféricos” haya “resquebrajado el consenso que hizo posible la Transición española”.

No se identifica con el conservadurismo del PP
Así, el escritor confesó que se considera un liberal que está “cerca del PP en sus propuestas económicas y en su defensa de la unidad de España”. No obstante, añadió, no se identifica en otras posturas conservadoras de los populares como son su rechazo al “laicismo, a la despenalización del aborto o a las bodas homosexuales”. Además, criticó que el sector liberal sea “minoritario” en las filas del PP. “Hay muchos españoles que verán con alivio y entusiasmo el nacimiento de UPD”, concluyó Vargas Llosa.

“Algo huele a podrido”
Boadella, fundador junto a Arcadi Espada de la plataforma que dio lugar a Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, fue el “telonero” en la presentación de UPD. El dramaturgo trasladó a España una frase de Hamlet: “Algo huele a podrido en Dinamarca”. Y es que, para él, “asistimos a una putrefacción de las instituciones políticas españolas y, por consecuencia, de los medios de comunicación” que podría dañar, en su opinión, “la ecología social” o “entendimiento” de los ciudadanos “de esta nación que es España, y punto”. Por último, apeló a la “reconstrucción de buen rollo nacional”.

“Yo quiero ver la bandera”
Tanto Savater como Díez hicieron alusiones a la polémica de las últimas semanas por la presencia o no de la bandera española -símbolo omnipresente para el PP- en edificios oficiales de diferentes localidades del país. “No es una cuestión de estética. Yo quiero ver la bandera porque defiende las libertades públicas de uno como ciudadano”, dijo Savater. “Es nuestra, de todos los españoles, representa la Constitución y nuestros derechos, es la que he visto en demasiados féretros de gente que ha dado la vida por defender nuestros derechos”, matizó enérgicamente Díez.

En contra de las “limosnas”
Los dos expusieron las líneas generales de UPD. “Queremos proponer cambios”, señaló Savater. En ese momento, el filósofo arremetió contra el Gobierno socialista proponiendo “buenos servicios públicos” y no “limosnas”. Uno de los ejemplos criticados fue el cheque bebé que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero anunció en el debate sobre el Estado de la Nación, el pasado 3 de julio.

“Una apuesta vital”
Díez reiteró su comparación del nuevo partido con lo que se hizo en la Transición. “UPD es una apuesta vital”, exclamó. De la misma forma, una vez más, afirmó que “nacemos para regenerar la democracia y conseguir que todos los ciudadanos tengan el mismo peso a la hora de votar”. Para ello, propondrán en su programa una revisión de la Constitución, de la Ley Electoral y un acercamiento de los cargos electos a la ciudadanía.

Democratizar los partidos
Por último, Díez sentenció que “la política está secuestrada por los grandes partidos políticos”. Abogó por las listas abiertas y por un “mayor control” de la ciudadanía sobre los cargos electos. “Para ello, hay que democratizar los partidos”, argumentó la persona que perdió las primarias de 2000 -al igual que José Bono y Matilde Fernández- por el liderazgo del PSOE ante un desconocido Zapatero.

rivera-y-robles-de-espaldas.jpg

Camino allanado con C’s
Albert Rivera, presidente de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, asistió a la presentación de UPD junto a Antonio Robles, ex secretario general de C’s y líder de la corriente interna Izquierda Liberal. Ambos se mostraron partícipes de unirse a Savater y Díez. “La semana que viene tendremos una reunión con la ejecutiva para ver las sinergias entre los dos proyectos y buscar una lista única a las próximas elecciones”, anunció el primero. “Mi presencia aquí es para allanar el camino. Llegaremos a un acuerdo, no hay otra salida”, manifestó el segundo.En el Consejo de Dirección
Carlos Martínez Gorriarán y Mikel Buesa -que se presentó en las listas del PP en Vitoria en las pasadas elecciones municipales de mayo- estuvieron presentes en la puesta de largo de UPD, aunque no intervinieron públicamente. Los dos forman parte del Consejo de Dirección del nuevo partido, constituido por 16 personas, incluida Díez. Otro órgano de dirección colegiado será el Consejo Político, que está compuesto por 125 miembros, entre los que se encuentran Savater y Boadella.

mikel.JPG

El apoyo de Ibarrola y Elorza
El pintor Agustín Ibarrola y Antonio Elorza, catedrático de Pensamiento Político de la Universidad Complutense de Madrid y colaborador de El País y Cuatro, también apoyaron con su presencia el lanzamiento de UPD. Este último pidió a Zapatero que “se entere de los que pasa en este país”.FUENTE: El Plural.com

Anuncios