savaterdiez_10.jpg

Emociones y sentimientos contradictorios. Estamos en la cuenta atrás y a la vez en el inicio del viaje, de la aventura. Es una aventura, sí, una aventura vital poner en marcha un partido político nuevo. Una suma de voluntades humanas que convergen para ofrecer algo a los demás, para ofrecerse como intermediarios, para aportar su granito de arena en el objetivo de construir un país más vivible, una España más justa, más libre.

Es la cuenta atrás porque el sábado, a las doce, en el Teatro Municipal de la Casa de Campo, nos presentamos en sociedad como partido político. Dejamos la piel que nos ha cobijado, la Plataforma Pro, y de nace Unión, Progreso y Democracia. Pero es a la vez el inicio del viaje: las dos emociones juntas: que llegas y que partes. Es ïtaca, otra vez; y es Ungaretti: “la meta es partir”.

Partir, saber a donde quieres llegar, conocer tus compañeros de viaje, compartir la aventura de crecer, de llegar a la gente, de generar esperanzas, de responder preguntas, no perder de vista el horizonte, disfrutar del viaje, de cada momento, renovar ilusiones. Partir, iniciar el viaje. Y querer llegar. Lejos. Y juntos. Con las fuerzas justas, suficientes para llegar. Partir es muy importante;  llegar también. Llegar con la misma fuerza con la que emprendemos el viaje; pero muchos más. Y más felices; y satisfechos del trabajo realizado.

Nos gusta lo que hacemos; y nos gusta la gente. Nos gusta que nos hablen en la calle, que nos pregunten, que se ilusionen con nosotros, que se preocupen con nosotros, que nos miren a los ojos, que nos sugieran respuestas. Nos gusta la gente; quien no quiere a las personas no está capacitado para ser un buen político.

Estos días recibo muchos correos; tardo a veces en leerlos; ando un poco de allá para acá, ya lo sabéis. Los que más me gustan son los de aquellos que se alegran y se interrogan. Personas con espíritu crítico. Jóvenes que van a votar por primera vez y viven con ilusión el nacimiento de un partido político nuevo; como éste que os pego a continuación:

Quiero mandarte desde aquí y con sinceridad mis mas sinceros respetos, hacia
vuestra iniciativa, y mi admiración personal hacia ti Rosa. Eres el espejo
en el que se miran muchos jóvenes como yo que vemos en ti el resquicio de
honradez que aún queda en la política. Gracias por hacer que un joven como
yo se ilusione por este mundo. Las próximas elecciones votaré por primera
vez, y sabré que al menos una de las opciones (la vuestra) tendrá algo
diferente que aportar, no prometo mi voto, pero si mi consideración hacia
vuestra opción, mucho ánimo y mucha suerte de verdad.

Me gusta su sinceridad, su espíritu independiente: “no prometo mi voto”. Me encanta. Esta gente es lo mejor que tiene España. Y afortunadamente hay muchos más de los que nos podemos imaginar. Sólo hay que darles una oportunidad para tomar el control, para expresarse, para decidir por ellos mismos, para ser libres, para poder elegir.

Bueno, pues el sábado, a las doce, empieza el viaje. Y, a la vez, llegamos a una meta: aquí estamos.

Rosa Díez

FUENTE: El Blog de Rosa

Anuncios