Se muestra refractaria a toda tentativa de ubicar al nuevo partido en el espectrograma ideológico. ¿UPD será de izquierdas?:

“Si algo tenemos claro, es que huiremos de los nominalismos. Vamos a fomentar tres o cuatro propuestas básicas: reforma constitucional, ley electoral, igualdad de todos ante la Ley y regeneración democrática, para que los ciudadanos tengan más control sobre los políticos. Nos vamos a definir por nuestro programa, para que los ciudadanos decidan si les viene bien o mal que haya una fuerza política capaz de fomentar acuerdos transversales”.

Rosa Díez atiende por teléfono a Libertad Digital. El próximo sábado, 29 de septiembre, presentará junto a Fernando Savater, Mikel Buesa y Carlos Martínez Gorriarán el nuevo partido Unión, Progreso y Democracia, creado a partir de la plataforma Pro. Será en el teatro municipal de la Casa de Campo de Madrid, a las 12.

“Cuantos más seamos defendiendo el Estado, en un sentido amplio y por encima de siglas, mejor”, opina la disidente del PSOE, ex consejera del Gobierno vasco, ex eurodiputada, una criatura política con bastantes trienios de oficio a sus espaldas.

Tiene claro que hay un hueco para un nuevo partido-bisagra que desbanque a los nacionalistas en el juego de las sillas con el que mantienen en vilo la estabilidad constitucional.

“El PSOE ha renunciado a una política común en todo el país. Cuando se dice que se rompe España, yo no me estoy refiriendo a un mapa que se cae a trozos, sino a que se fomenta la desigualdad ante la Ley. El PSOE ha renunciado a esa igualdad, a vertebrar España, una de sus señas históricas”, analiza.

Al otro lado, el panorama no es más alentador:

“El PP se muestra demasiado débil, hay demasiadas hipotecas que están referenciadas en los tirones de solapa que le dan sus barones locales, que se han apuntado a la espiral de reformas territoriales. No se atreve a llevar hasta el final un discurso que sus dirigentes dicen que es nacional”.

La conversación tuvo lugar el pasado jueves 20 de septiembre, un día antes de que Fernando Savater volviese a insistir en su provocadora idea: “España me la sopla”.

El exabrupto rechina aún más si se confronta con el discurso de Díez, enmendando la plana al PP por no ser “demasiado nacional”, o con el de Buesa, promoviendo la revisión del “pufo del Cupo vasco”, como hizo el pasado jueves en el programa Debates en Libertad, de Libertad Digital Televisión.

Se perfila un partido centralista, que no se acomplejará de defender más Estado y menos Autonomías, al tiempo que postula más ciudadanos y menos políticos. ¿Hay mercado para una oferta así en la España post-constitucional legada por Rodríguez Zapatero?

Rosa Díez no comprende el nerviosismo de la Dirección del PP:

“Todo el mundo en la cúpula de ese partido parece preocupado ante un movimiento que no controla. Lo que me sorprende es la enorme diferencia entre la reacción de los ciudadanos y la reacción de los políticos. A la gente no le ha molestado, le parece muy bien que haya más de una oferta nacional. La Dirección del PP, en cambio, ha reaccionado con recelo. Sin embargo, yo estoy de acuerdo con Esperanza Aguirre, cuando afirma que el nuevo partido nace del desencanto con la deriva del PSOE. Tiene mucha razón. Queremos compartir ese desencanto con mucha gente, porque venimos del desencanto”.

Tiene muchas horas de vuelo, como demuestra esta astuta apelación a la presidenta del PP de Madrid. No cree que en el PSOE estén mucho más tranquilos, ante la irrupción de UPD:

“Han colocado el mensaje de que venimos a competir con el PP. Han acuñado el mensaje manu militari, como siempre hacen todo, y lo repiten incesantemente todos los medios a su servicio. Pero, fíjese, a mí no me han llamado de la SER, ni de El País, ni de RTVE, como cuando habla Fraga o Gallardón y en seguida se lanzan a pregonarlo, porque perjudica al PP. ¿Usted cree que, si de verdad el PSOE creyese que perjudicamos al PP, los medios de comunicación que controlan no se habrían volcado ya con nosotros?”

No desea pronunciarse sobre la polémica en el Foro Ermua por la integración de su ex presidente, Mikel Buesa, en el nuevo partido. Pero tampoco quiere callarse que

“en España hace falta todavía mucha pedagogía democrática, aprender a respetar de veras la libertad individual. Necesitamos un proceso de regeneración que permita vivir con normalidad decisiones personales como la que ha tomado Mikel”.

VÍctor Gago

FUENTE : LD

Anuncios