Fernando Savater lleva años siendo un personaje público, pero desde que se embarcó en la aventura de fundar un partido político de ámbito nacional aún lo es más. Todo el mundo le pregunta últimamente qué “fichajes” darán la sorpresa después de los de Rosa Díez y Mikel Buesa, pero el filósofo no quiere entrar en esa harina. Él se limita a contestar que su función en Unidad, Progreso y Democracia (UPD)nombre definitivo elegido para la formación– no será la de estar en primera línea, sino la de “orientar” a los suyos. “Sirvo como GPS, pero no sé conducir”, resume.

Este jueves el donostiarra estuvo en Madrid para presentar la primera entrega de la Biblioteca Fernando Savater, un compendio de sus obras publicado por la editorial Ariel. Pero, inevitablemente, su salto a la arena política centró las preguntas de los periodistas. Como ya contó Elsemanaldigital.com, su partido se pondrá de largo el 29 de septiembre en la madrileña Casa de Campo. Allí sus impulsores leerán un manifiesto que servirá para abrir boca hasta que esté listo el programa electoral, en el que trabajarán hasta finales de año.

Mientras tanto, Savater dibujó las líneas maestras de ese ideario de UPD. Será, sobre todo, un partido que fomente la igualdad entre los ciudadanos, en una sociedad “cada vez más fragmentada”. Se refería el filósofo con estas palabras a los nacionalismos, que serán uno de los caballos de batalla del nuevo partido. “Uno puede tener nación y no ser nacionalista, igual que tiene apéndice y puede que no tenga nunca apendicitis. El nacionalismo es la apendicitis de la nación”, señaló.

Es por eso que UPD propugnará que el Estado recupere algunas de las competencias que ha cedido a las comunidades autónomas, sobre todo en materia de educación y fiscalidad. Sería una educación laica, puesto que el laicismo es una constante en el pensamiento de Savater. “El laicismo debe estar presente en la educación y en el Estado. Yo que me he criado en una dictadura sé los efectos que produce una religión de Estado. En democracia es tan imprescindible como el sufragio universal”, argumentó.

Y en ningún caso habrá promesas estrella como las de José Luis Rodríguez Zapatero. Más que 2.500 euros por un niño o 210 de ayuda al alquiler, Savater aboga por “mejorar los servicios públicos”. El resto de sus propuestas se irán conociendo hasta fin de año.  

FUENTE: El Semanal Digital

Anuncios