rosa-y-sabater.jpgteresa.jpg

“Viva la justicia y la libertad”. Con estas emocionadas y emocionantes palabras de Pilar Ruiz, madre de la familia Pagazaurtundua, comenzó el encuentro de más de 120 miembros y simpatizantes de la Plataforma Pro, llegados desde muchos lugares de España hasta San Sebastián con el animo de emprender la puesta en marcha de un nuevo partido político que tiene en la regeneración democrática, la reforma de la Constitución y de la ley electoral, tres de sus principales objetivos.

Con bastantes medios de comunicación como testigos, debido a la gran expectación que el próximo lanzamiento de un nuevo partido político en toda España ha despertado, el acto no pudo tener mejor inicio que las palabras de Pilar, quien dijo estar allí representando a su hijo Joxeba, asesinado por ETA. “A él le hubiera gustado estar hoy aquí, perdiste la vida, pero no la dignidad”.

Este acto era continuación de un verano muy movido, en el que los promotores de Plataforma Pro han recorrido miles de kilómetros por toda España para encontrarse con todos aquellos que habían mostrado su interés en la idea de crear un nuevo partido. “El resultado ha sido mejor de lo que esperábamos, sobre todo nos hemos encontrado con mucha gente con sentido común”, comentó Carlos Martínez Gorriarán, quien reconoció que “todo se ha acelerado tras las noticias aparecidas en prensa, incluido el nombre del partido”. Ocasión que aprovechó para explicar que el nombre de Unidad, Progreso y Democracia (UPD) “es sólo el que hemos puesto al registrar el partido, pero no es algo definitivo”.

Lo que si es una realidad son las 2.200 personas que ya se han registrado en la página web de la plataforma (www.plataformapro.org) “y unos cuantos cientos más que nos han hecho llegar su deseo de participar en este proyecto”, explicó Gorriarán, que de paso anunció que entre los ya inscritos “hay personas de todas las comunidades españolas, incluidas Ceuta y Melilla”. Una representación de todas ellas se dio cita el viernes en Donostia. Allí había gente de Navarra, Aragón, Castilla León, Asturias, Madrid o La Rioja o el Pais Vasco entre otros lugares. Destacaba un numeroso grupo de catalanes, muchos de ellos relacionados con el partido Ciudadanos.

Si la procedencia geográfica era variada, también lo era la ideológica. Socialdemócratas, conservadores, liberales y hasta comunistas compartían mesa y mantel. “De momento no hemos localizado a ningún nacionalista entre nosotros”, comentó Carlos Martínez con guasa. “Mucha de la gente que se ha interesado por el nuevo partido no tienen experiencia política, somos personas con diferencias que nos podemos juntar para hacer cosas que nadie quiere hacer. No vamos a ser un partido contra nadie, sino que venimos a proponer algo diferente. Queremos abrir un debate sobre temas como la ley electoral o la reforma de la Constitución, pero un debate en serio, no sobre si habrá infantas o infantes”.

El 29 de septiembre presentación en Madrid

El momento de conocer el nombre definitivo del partido y un programa más definido será en la puesta de largo del nuevo partido, el 29 de septiembre en un teatro madrileño. También se anuncia para próximas fechas la publicación de un manifiesto. Una de las novedades que adelantó Gorriarán fue que “en dos o tres años el partido celebrará su congreso, algo que ahora no es posible ya que casi ni nos conocemos entre nosotros”.

Fernando Savater consiguió, como suele ser habitual en él, conjugar a la perfección un discurso profundo con un reconfortante sentido del humor ya desde el principio de su intervención: “Cuando nos movilizábamos en Basta Ya algunos nos decían que si teníamos algo que proponer que nos presentáramos a unas elecciones. Y ahora que lo hacemos, nos riñen por presentarnos”.

“Lo que ocurre -prosiguió Savater- es que les preocupa que conectemos con una necesidad existente en nuestra sociedad. Hay mucha gente harta de unos partidos que sólo saben descalificarse mutuamente”. Insistió el filósofo donostiarra en que no van contra nadie. “Venimos a proponer ideas” frente a unos partidos “que se han convertido en grandes agencias de colocación”. Ahí apeló de nuevo a su conocida ironía: “Nosotros ya avisamos que no podemos colocar a nadie, que no haya confusiones”.

Entre las cuestiones “fundamentales” que quiso remarcar Savater como base del nuevo partido, esta “la de la igualdad, las mismas leyes para todos y todos iguales ante la ley”. Algo que le parece imposible conseguir “si tenemos 17 países dentro de nuestro país. Nosotros vamos a reivindicar la unidad no como una esencia metafísica sino como la unidad dentro del Estado de Derecho”.

Otro de los puntos esenciales del nuevo partido será “el laicismo”, algo tan importante para él “como el sufragio universal”. Se trata de conseguir “la igualdad entre creyentes y no creyentes”. Una igualdad que trasladó también al terreno económico y social. “Estamos por la recuperación de unos servicios públicos que funcionen bien y que, al mismo tiempo, sean sostenibles pero no lucrativos”.

“Buscamos lo que nos une, no lo que nos separa”

Rosa Díez fue la última en intervenir (tanto Gorriarán como Savater sonrieron al decir que estaban allí para ser sus teloneros) y con ella la temperatura política y emotiva subió como la espuma. La capacidad de la ex­-eurodiputada del PSOE para conectar con un auditorio se mantiene intacta, sólo que ahora con energías e ilusiones renovadas. Uno de los comensales comentaba al escucharla que ni Zapatero ni Rajoy tendrán valor para enfrentarse a ella en un debate televisivo.

“En el PSOE me decían que me fuera y ahora me critican por haberme ido”. Así comenzó una intervención en la que aseguró que “somos un proyecto y seremos un partido”. Partido que “viene desde la izquierda y en el que queremos sumar a todos los que defiendan el progreso, que no es una idea propiedad de la izquierda ni de la derecha. Aquí vamos a estar mucha gente que siente pasión por la libertad, la regeneración democrática. Ciudadanos que no nos resignamos a lo que hay”.

En la España de hoy dijo Díez que “hay quien tiene la pretensión de que sólo haya dos partidos e, incluso, no falta quien quiere que sólo exista uno”. Su tono de voz se elevó y a más de uno se le puso la mirada acuosa al escucharla hablar de los valores y los símbolos constitucionales. “En un país donde se mata por esos símbolos, defender la bandera de España es defender la libertad. Hay quien dice que para defender eso ya están ellos, pues vale, pero al Estado lo tenemos que defender todos. El PSOE lo ha abandonado y en el PP dicen que sólo ellos lo van a hacer, eso no puede ser”.

Echó también Rosa Díez mano del humor para referirse al papel que algunos medios de comunicación están teniendo con el nuevo partido. “No he recibido ni una llamada desde Radio Nacional, El País, la SER, Cuatro o La Sexta. Lo que no entiendo es cómo si dicen que le vamos a quitar votos al PP no nos dan páginas enteras en El País”. En lo que coinciden los medios es en preguntarles a quién van a quitar más votos, si al PP o al PSOE. “Lo curioso -según Rosa- es que nadie nos pregunta a ver a quién vamos a beneficiar desde la perspectiva del ciudadano”.

Cree Díez que los medios de comunicación no les hacen esa pregunta “porque ya saben que la respuesta es que hay mucha gente deseando una oportunidad para algo más que quejarse. En este partido vamos a estar la gente que no se resigna, los que queremos reivindicar lo que nos une y no lo que nos separa, los que tenemos sueños de igualdad y libertad, una conquista que hay que empezar ahora porque si no empiezas nunca llegas”.

Para finalizar su intervención, adelantó que ya se está elaborando un himno para el nuevo partido, “porque algo habrá que poner cuando salgamos ahí”. Pero de momento dijo que ella identifica esta aventura política con dos canciones: “‘Vientos de cambio’, de los Scorpions, que fue muy utilizada durante la perestroika; y también ‘Itaca’, cantada por Llach sobre el poema de Kavafis, en la que se habla de emprender un camino, porque el camino merece la pena”.

Daniel Muñagorri

FUENTE: Basta Ya

Anuncios