alfonso-y-gonzalez.jpg

Carlos Martínez Gorriarán lo explicó ayer en su blog. No insistiré demasiado. Pero si diré que me resulta enormemente penoso escuchar a Alfonso Guerra negando la legitimidad para poner en marcha un partido político a personas de innegable trayectoria humana, política y democrática; a personas que se han jugado cada día la comodidad y hasta la vida por defender la libertad de todos; la de Alfonso Guerra entre otros. 

Alfonso Guerra preside una Fundación que lleva el nombre de Pablo Iglesias. A su fundador también lo persiguieron por querer constituir un partido político en defensa de la igualdad y de la libertad. Le negaron la legitimidad para hacerlo quienes no creían en la democracia. Pero aquellos eran otros tiempos. Aunque a veces no lo parezca.

Dice Guerra : “los que quieren crear ese partido, agregó, han estado mecidos en la cuna del PP durante mucho tiempo como para venir ahora a decir que nada tienen que ver con el PP“.”  Y eso le parece algo que nos invalida para hacer política. Pobre Partido Socialista, que legitima a ANV para que vuelva a las instituciones y quiere expulsar del sistema a ciudadanos que no han hecho en su vida otra cosa que defender la democracia!!.  Menos mal que el PSOE  y sus portavoces mediáticos  a diestro y siniestro  que el nuevo partido sólo perjudicará al PP; miedo da pensar qué harían si creyeran que les puede perjudicar a ellos…

Lo intentan, pero no pueden disimular. Su gabinete demoscópico les ha dicho que no nos presten atención, que nos ninguneen, que sigan con el estribillo de que somos un problema para el PP… Pero la  salida de Alfonso Guerra demuestra bien a las claras la preocupación que existe en la dirección del PSOE ante el nuevo proyecto político que impulsa la Plataforma Pro. En fin, allá ellos con sus cálculos y son sus miserias. Pero algo que no deben olvidar ni Alfonso Guerra ni sus acólitos es que los ciudadanos nos conocen bien a todos. Quienes impulsamos esta Plataforma somos conocidos no sólo por lo que decimos sino también por lo que hemos hecho a lo largo de nuestra vida. Y quienes nos atacan, también. La gente es lista; y tiene criterio y memoria. Y ni Alfonso Guerra con sus eslóganes hirientes y sus ocurrencias descalificadoras puede cambiar la realidad.

Sí, buena cuna esa en la que hemos estado juntos los constitucionalistas vascos del PP y del PSOE. Una cuna solidaria, de dolor y complicidad. Una cuna en la que juntos nos hemos sabido siempre compañeros. Una cuna en la que se conjugaba siempre el nosotros. Los otros sólo eran los malos. Qué pena que esa cuna ya no sea una realidad. Qué pena que alguien se haya empeñado en separar a los constitucionalistas y en caminar con los que ponen bombas en nuestras cunas. Qué pena que alguien se haya empeñado (porque al parecer él tiene alma y nosotros no) en caminar con los que han dejado huérfanos en demasiadas cunas.

Pero que nadie se desanime. Volveremos a hacer una cuna en la que podamos estar juntos los que nunca debimos ser separados: quienes  siempre pusieron  los principios y los valores por encima de las siglas.

Rosa Díez

FUENTE: Basta Ya

Anuncios