rosa-diez-blog.jpg 

Componer no es difícil, lo complicado es dejar caer bajo la mesa las notas superfluas.

Johannes Brahms

No es que hoy no haya asuntos importantes sobre los que hablar; al contrario: hay demasiados. Aunque si lo pensamos bien todos ellos giran practicamente sobre lo mismo. Al menos todas las portadas de todos los medios (prensa escrita, digital, radio, televisión) tienen un asunto en común: el atentado de ETA en Durango. Y las reacciones ante el mismo.

Lo más llamativo son las declaraciones de la Vicepresidenta Primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y del Secretario de Organización del PSOE, José Blanco, en las que ambos exigen a Batasuna y ANV que condenen el atentado. Llamativo porque no puede haber mayor grado de falta de rigor, inconsistencia e incoherencia.

¿Cómo  puede la Vicepresidenta Primera del Gobierno pedir a ANV que condene el atentado si ANV forma parte de la banda misma que lo ha cometido? Que no se me diga que eso hay que probarlo; porque se sabía que eran más de lo mismo es por lo que el Gobierno les dejó presentarse en algunos lugares, Durango entre otros. Porque la  apuesta de coyuntura de aquellos momentos  (mantener vivo el proceso) les hacía pensar  que  que era el mar menor. Eso, a día de hoy, lo han reconocido los propios dirigentes del PSOE y del Gobierno. Entonces, ¿como se puede actuar ahora pidiendo  a quien se saber parte del entramado de ETA que condene el atentado? ¿A quien quieren engañar con esos gestos de firmeza de pecho de hojalata, que diría González?

Pero para rizar el rizo, José Blanco, que le exige a Batasuna que condene el atentado y pase “de las palabras a los hechos” (?). ¿De qué palabras a qué hechos? ¿De las palabras que se decían mientras negociaban el futuro institucional de España con ellos, banda terrorista según las reiteradas sentencias y la Lista Europea? ¿Pero este dirigente político, el número dos del partido que gobierna España, aún no se ha enterado que Batasuna es un partido ilegal? O sea, que está disuelto por sentencia del Supremo ratificada por el Constitucional. ¿Puede alguien que no existe decir algo? ¿Se le ha olvidado a Blanco sus propias declaraciones cuando dijo que no iba a opinar sobre la reunión entre Ibarretxe y Otegui porque el segundo era un particular ya que Batasuna no existía? La marrullería, la falta de rigor, el todo vale, marca la pauta de las declaraciones. Se puede decir al mismo tiempo una cosa y su contraria. ¿Por qué? Porque parecen creer (ojalá se equivoquen) que los españoles tragamops con lo que nos echen. Y que si se pone sufienciente énfasis en las declaraciones, se diga lo que se diga, la gente no se dará cuenta  de las contradicciones que existen entre lo que dicen y lo que hacen; y no percibirá la falta de consistencia de quien les hable. Sobre todo si quien les habla ostenta el poder.

Menos mal que para arreglarlo ha salido el Ministro de Justicia y ha declarado que aunque condenen los atentados no hay motivos para inniciar un procedimiento de ilegalización contra ANV. Y si lo hubiere, pues daría igual. ¿No tratan el Gobierno  y el PSOE a Batasuna como si fuera un partido legal? Ya les han metidfo en las institcuiones, ya tienen nuestros domicilios, ya nos espían desde dentro… Ya han conseguido lo que querían. Si ahora les ilegalizaran (no importa lo que haya dicho Bermejo; el Gobierno hará lo que las encuestas les aconsejen de aquí a las elecciones) , seguirían dentro de los ayuntamientos y del Parlamento Vasco (no olvidemos al Partido Comunista de las Tierras Vascas, a todos los liberados de la ilegal Batasuna que tienen en nómina, a todos los datos informaticos de todos nosotros que tiene a su alcance…). Desde dentro ayudarán, (seguirán ayudando, como hicieron en el pasado) a cometer atentados, a perseguir a demócratas, a atemorizar a ciudadanos libres. Y desde fuera (si ilegalizan la marca porque la demoscopia lo aconseja para perpetuarse cuatro años más en el poder) les seguirán recibiendo el mismo trato de favor que recibe Batasuna. Esto no tiene arreglo, amigos. Porque estos no tienen arreglo. Esperemos que los ciudadanos sean conscientes y obren en consecuencia.

Mientras tanto procuremos entre todos poner bajo la mesa las notas superfluas. Y donde dice notas, pongan ustedes la palabra que más se aproxime a lo que quieren poner bajo la mesa.

Rosa Díez

FUENTE: Basta Ya

Anuncios