buenpastor.jpg 

La presidenta del Partido Popular en el País Vasco había declarado que Zapatero “ha dejado la puerta abierta a otra negociación con ETA”. Estas palabras han sido calificadas por (y han calificado a) José Antonio Pastor, secretario general del PSE de Vizcaya, de

«absolutamente mezquinas» y «bastante miserables», muestra del «enloquecimiento» y «los delirios» de la presidenta del PP vasco que, a su juicio, trata de «recuperar el tiempo perdido».

“El tiempo perdido” son los meses durante los que María San Gil ha estado apartada de la política por un cáncer de mama que fue objeto de intervención quirúrgica y del consiguiente proceso de quimioterapia y convalecencia.

¿Qué significarán los calificativos ‘mezquino’ y ‘miserable’ en el diccionario de este sujeto?

Twenty four hours later…

El secretario general del PSE de Guipúzcoa, Miguel Buen, explicó que

“Yo no sé si va a seguir teniendo que haber (luego dirán que no conjuga verbos) negociaciones con el mundo radical abertzale para tratar de conseguir que el terrorismo desaparezca, pero si son necesarias habrá que mantenerlas, sin lugar a ninguna duda, y no nos tendrá que temblar el pulso y no tendremos que mirar de reojo por el retrovisor a ver lo que dice [habrá querido decir “lo que hace”] el PP”.

Por decirlo con la escala de valores utilizada la víspera por Pastor: “llegado el caso seremos insuperablemente mezquinos y extraordinariamente miserables”.

Ya en plan barra libre deslizó la insidia con la duda de

“que el PP quiera que desaparezca el terrorismo, porque le sirve de coartada en muchas ocasiones y para demasiadas cosas. Sobre todo para intentar erosionar la acción de Gobierno y desde luego la posición del PSE.”

Descienda de la abstracción y ponga ejemplos, don Miguel, un suponer, lo contento que estaría Gregorio Ordóñez con el coche-bomba de esta noche contra la casa-cuartel de la Guardia Civil en Durango, si no fuese porque hace doce años ETA ya le dio la mayor alegría que se le puede dar a un dirigente del PP. Fue mientras comía y precisamente en presencia de María San Gil.

Santiago González

FUENTE: Blog de Santiago

Anuncios