agresiones-linguisticas.gif

Pésima acogida de las patronales del pequeño comercio de Mallorca a la próxima aplicación por el Govern del Pacte del artículo concerniente a los «derechos lingüísticos del cliente» de la Ley de Comercio balear que obliga a rotular y atender correctamente en catalán a los dependientes de los establecimientos comerciales de las Islas. Las dos entidades que aglutinan a las principales asociaciones del sector se mostraron ayer reacias a la aplicación de una normativa que, en ambos casos, consideraron polémica.

Afedeco. El presidente de la Federaciones de Comercio de Baleares (Afedeco) Bartomeu Servera, calificó de «muy gravoso» y de «imposible cumplimiento» el anuncio del Govern de la próxima aplicación de la legislación que prevé sanciones de hasta 15.000 euros a los comercios que no rotulen en catalán, o no puedan atender a sus clientes en esta lengua.

Según Servera, un pequeño empresario «ya tiene bastantes problemas para sacar adelante su negocio como para que la clase política nos meta también en problemas lingüísticos y culturales», manifestó este portavoz empresarial.

«No se puede exigir a una pequeña empresa con tres trabajadores, y que ninguno de ellos sepa catalán, que despida a uno y contrate a otro empleado, sólo porque sepa hablarlo y tenga el certificado correspondiente», manifestó a modo de ejemplo este empresario.

El portavoz de esta federación recordó que ya durante su negociación «este artículo fue polémico y advertimos que si quieren aplicar la normalización lingüística en el comercio, iban a provocar un conflicto de difícil resolución», advirtió. En esta misma línea Servera descartó que exista un problema lingüístico entre los empresarios en un lugar como Baleares donde el turismo es el principal fuente de negocio.

«Esto no está en la agenda de las preocupaciones empresariales y yo me atrevo a decir que tampoco de la sociedad balear» dijo. Para este empresario lo único que le interesa a un comerciante «es atender bien a sus clientes y, a éstos, ser correctamente atendidos, nada más» abundó. Para poner un ejemplo de la difícil aplicación de esta legislación, el portavoz de Afedeco instó al Govern que preside el socialista Francesc Antich y a la consellera de Educación, Barbará Galmés, a aplicarla a los cientos de tiendas asiáticas que hay en la capital balear. «Que les exija a sus propietarios rotular en catalán y tener un empleado que atienda en esta lengua», abundó Servera. El empresario calificó al impulsor de esta ley, el ex conseller de Comercio nacionalista (PSM) y hoy senador, Pere Sampol, como «un muy buen conseller» pero en este asunto «creo que no estuvo afortunado», anotó.

Pimem. Tampoco se mostró partidaria de aplicar de entrada este polémico artículo de la Ley de Comercio. Para su presidente, Juan Cabrera, para poner en marcha un artículo de este calado «necesitaríamos para empezar tiempo porque estamos hablando de una comunidad donde existe una gran cantidad de mano de obra inmigrada, empleada en gran parte en el sector servicios, y que sería la gran perjudicada por esta medida», aseguró. Por ello Cabrera tildó de «muy difícil cumplimiento» este artículo de la Ley, «si se aplica de un mes para otro», aseguró. Para el portavoz de esta patronal sería cuestión, «primero de estudiar la situación y ver qué temporalidad se le quiere dar y, después, ponernos de acuerdo en quién va a sufragar su coste, porque va a ser alto», aseguró. Este representante empresarial se mostró partidario de que los empleados hablen y entienda el catalán porque «es muy importante para su integración, pero para esto necesitamos tiempo y no hacerlo de un día para otro», señaló. Cabrera advirtió a los partidos del Pacte de que deben de tener presente que vivimos en una comunidad «eminentemente turística y si cambian el nombre de las calles, ponen los letreros en catalán y damos prioridad a que los empleados de los comercios lo hablen, habrá que ver qué efectos va a tener esto en el turismo», aseguró.

Partido Popular. El vicesecretario del PP de Baleares, Jaume Font, pidió ayer al Govern balear, que preside Francesc Antich, que respete los «derechos» de las personas que hablan castellano, del mismo modo que a los que hablan en mallorquín. Font señaló que el Govern «haga lo que tenga que hacer, pero que respete a todos los que vivimos en esta tierra, que es bilingüe», insistió. La puesta en marcha de esta medida responde, en su opinión, al hecho de que Antich es «preso» de sus socios de gobierno, «de gente que quiere los Països Catalans», y remarcó que «ser prisionero en política es malo», dijo. Finalmente, recordó que Baleares había «dado un paso importante de convivencia entre el mallorquín y los que hablan castellano» y añadió que ahora que «se van a cumplir 100 días de gestión del Govern, convendría que se comiencen a resolver cosas».

Ciutadans. Maite Nolla, portavoz de Ciutadans de Catalunya, lamentó que el Govern «siga la estela» de la Generalitat y multe a los comercios cuyos rótulos no estén en catalán o cuyos dependientes no pueden atender en este idioma. En declaraciones a Europa Press, Nolla opinó que esta normativa «es contraria a la libertad personal y a lo que representa Baleares, pues en muchas zonas sólo se habla alemán o inglés».

Círculo Balear. La sociedad cultural Círculo Balear expresó su «más absoluto rechazo» a la intención del nuevo Govern balear y anunció que estudiará la interposición de un recurso de inconstitucionalidad contra la misma, al tiempo que animó a patronal y sindicatos del sector a que «velen por las libertades ciudadanas».

La asociación criticó que «los gobernantes tras prácticamente erradicar el español del sistema de enseñanza, ahora quieran proscribirlo del comercio». Asimismo, calificó de «intervencionista» la normativa, que fue impulsada por el nacionalista, Pere Sampol, en 2001, y que «lamentablemente no fue derogada por el PP balear» en la anterior legislatura, informo Europa Press. Para el presidente de la entidad cultural, Jorge Campos, el Pacte ha dejado en manos de los minoritarios partidos nacionalistas el control del «totalitarismo lingüístico catalanista.

FUENTE: El Mundo

Anuncios