de-juana.jpg

La proximidad de las elecciones obra milagros. Aquello que se pedía por activa y por pasiva desde los movimientos cívicos, desde las asociaciones de víctimas, desde los blogs de Basta Ya, ahora resulta que es posible.

Lo que antes era poner “palos en la rueda”; lo que antes era “querer violentar los derechos humanos de un preso”; lo que antes era “estricto cumplimiento de las leyes penitenciarisas”…, ahora –con las mismas leyes pero con elecciones a la vuelta de la esquina– resulta que provoca el resultado contrario a aquella  decisión política que se adoptó y se defendió contra todos los que nos oponíamos a que se tratara a un sanguinario terrorista en huelga de hambre como si de un enfermo se tratara… Qué ganas tengo de oírselo explicar a Conde Pumpido o a Bermejo… Los “crispadores” teníamos razón. La pena es que en este tema no funcionan –como con los 2.500 euros– los efectos retroactivos.

Rosa Díez

FUENTE: Basta Ya

Anuncios