sugabrielcisneros.jpg

Ayer murió Gabriel Cisneros, con sólo 66 años de edad. Ha sido recordado y elogiado justamente por su papel en la gestación de la actual constitución, como ponente de UCD.

Además, en una reciente entrevista hacía explícita su sorpresa por la evolución, o mejor la involución posterior de la clase política española, reconociendo que ni los padres constituyentes la habían imaginado, ni la constitución estaba preparada para hacerle frente. A mi juicio, todo un estímulo para abrir un debate sobre su reforma. Es realmente lamentable que no pueda participar en él.

Gabriel Cisneros tenía otro rasgo poco frecuente, desusado en la clase política española. Y es que siempre estaba dispuesto a participar en los actos de los colectivos cívicos, con independencia de su oportunidad en términos partidistas. Lo hizo en varios de Basta Ya, y siempre exhibió un saber estar por encima de las mezquinas diferencias que para tantos otros constituyen lo esencial. Sin duda alguna, el atentado de ETA al que sobrevivió en 1977 le ayudó a ver las cosas de otra forma, estableciendo un orden de prioridades más elevado, más ético y políticamente saludable. Realmente, era un gran constitucionalista en todos los sentidos. Que la tierra te sea leve, amigo.

Carlos Martínez Gorriarán

BASTA YA

Anuncios