albert.jpgeva.jpg

La corta trayectoria de Ciudadanos (C´s), nacido en Cataluña como contrapunto al nacionalismo desde una posición supuestamente no ideologizada, parece tocar ya a su fin. Tras las últimas elecciones municipales -en las que se exportó dos listas fuera de Cataluña, a Salamanca y Alicante-, con unos resultados menos significativos de lo esperado, y la crisis abierta a cuenta del último congreso de la formación, C´s parece a día de hoy condenado a fragmentarse en tres corrientes.

Precisamente el origen de la crisis radica en la intentona ciudadana de configurar, con otras sensibilidades, una alternativa nacional a PP y PSOE. Según distintas fuentes de la formación, C´s se encuentra abocado a fraccionarse en tres corrientes.

Mientras el núcleo duro de su presidente, Albert Rivera, parece apostar por abandonar las pretensiones estatales y centrarse en mantener su cuota en Cataluña -donde su mensaje genera más adhesiones precisamente por su oposición al nacionalismo-, la oposición interna, aglutinada bajo la marca «Regeneración Democrática» y cuya cabeza visible era hasta ahora la alicantina Eva Climent, ha puesto sus ojos en la plataforma «Basta Ya», liderada entre otros por Fernando Savater o la socialista Rosa Díez, para configurar una tercera vía estatal de orientación progresista.

La tensión territorial

Climent explicó ayer a ABC los motivos que la han llevado a abandonar la ejecutiva del partido, en la que hubiese sido la única representante de la corriente alternativa a Rivera. Según la alicantina, C´s «no va a ser el partido nacional regenerador» del sistema democrático «por el que muchos hemos trabajado». El último congreso, explicó, «evidencia que gran parte de los valores esenciales» de la formación «han quedado diluidos».

Entre las principales críticas de Climent a la línea oficial del partido se cuentan diversas cuestiones de fondo. Así, considera que se ha abandonado la crítica hacia las desigualdades que en su opinión genera el Estado Autonómico, así como a la ausencia de una «segunda descentralización», pendiente desde hace años. Asimismo, la alicantina considera que en el ánimo del núcleo duro de C´s ya no se encuentra la intención de modificar la Ley Electoral para evitar «el chantaje permanente» de las minorías.

Respecto a la sorprendente -por la definición inicial del partido- deriva nacionalista, la ex candidata a la Alcaldía de Alicante señala que «la mayoría de enmiendas» al ideario que se aprobó en el citado congreso «que incluían el término nación española» fueron «rechazadas». En este sentido, lamenta que «muchos de los delegados antepusieran su catalanidad a su españolidad».

Contactos

La entrada en escena de Climent -una de los dos únicos candidatos municipales fuera de Cataluña- influyó de forma definitiva en la configuración bipartidista del Ayuntamiento, al restar a las fuerzas minoritarias los 2.000 votos que cosechó.

Aunque seguirá como miembro de la asociación que originó su partido, valora abandonarlo y, «posiblemente» junto a otros afiliados, recalar en «Basta Ya». Mientras, una tercera facción del partido ha iniciado ya los contactos de forma oficial con el PSD de Fernando Piera -apenas unos ediles en la Comunidad- con el mismo objetivo.

FUENTE: ABC

Anuncios