santiago-gonzalez.jpg 

El ministro de Defensa solicitó autorización al Congreso de los Diputados para enviar soldados al Líbano. Era el 7 de septiembre de 2006 y durante su intervención dijo lo que sigue:

Se trata, recalcó Alonso, «de una misión de paz, complicada y de riesgos evidentes». Y los enumeró: posibilidad de sufrir ataques por parte de grupos incontrolados y dotados de morteros y lanzagranadas; ataques terroristas y, por último, existencia de campos minados y restos de munición no detonada.El ministro de Defensa recalcó que el contingente español irá equipado con el mejor material del que disponen las Fuerzas Armadas, y aseguró que ha dado orden tajante a los mandos militares para que no escatimen nada. Ayer, el ministro Alonso era entrevistado en la Cadena SER por Carles Francino. Su línea argumental sobre los inhibidores fue la siguiente:

1.-Los servicios de inteligencia minimizaron el riesgo.

2.-Nadie los tiene.

3.-Nosotros los pedimos en noviembre.

4.-No nos los habían entregado aún.

5.-No podemos saber si los inhibidores habrían salvado a los militares. 

El Gobierno ha concedido a los seis soldados muertos en Líbano la Gran Cruz del Mérito Militar con distintivo amarillo. Se ha desatado la polémica al respecto. La oposición considera que debería habérseles concedido la medalla con distintivo rojo, porque han caído en una acción de guerra.  El Gobierno estima que no concurren las circunstancias para otorgarles el distintivo rojo cuya concesión requiere la demostración de valor en el combate. En sentido estricto, esta circunstancia no queda acreditada en este caso por la propia naturaleza de los atentados terroristas.  Consideraciones adyacentes: ¿Por qué los terroristas que ponen coches-bomba en Irak son insurgentes y los del Líbano terroristas? El texto que regula la concesión de la condecoración, ¿es tan estricto que no permite considerar que el valor está demostrado con la presencia de los soldados en una zona “……complicada y de riesgos evidentes: posibilidad de sufrir ataques por parte de grupos incontrolados y dotados de morteros y lanzagranadas; ataques terroristas y, por último, existencia de campos minados y restos de munición no detonada”, por decirlo con las palabras del ministro de Defensa? 

¿Deben obtener el mismo reconocimiento los soldados que sufren un accidente automovilístico que los que mueren en una emboscada? 

¿Puede considerarse un accidente el atentado terroristas contra los seis soldados españoles? 

¿No es chocante que el Gobierno del país que regaló al mundo el concepto ‘guerra de guerrillas’ estime que el terrorismo no es una forma de guerra moderna?  

¿Deberían las tropas españolas llevar en lugar visible la leyenda que figuraba en los más reputados ‘saloons’ del Far West, “No disparen sobre el pianista”? 

¿Se aplican todos los reglamentos con el mismo rigor? 

¿Es compatible el ‘casual wear’ del ministro Alonso con honras fúnebres de Estado?

SANTIAGO GONZÁLEZ

Del Blog de Santiago  

Anuncios