teresa-gimenez.jpgsavater.jpgarivera.jpgarcadiespada.jpg 

La sombra del proyecto de nuevo partido promovido por Fernando Savater, la eurodiputada socialista Rosa Díez y otros miembros del colectivo vasco ¡Basta Ya! estará muy presente en el próximo congreso de Ciutadans-Partido de la Ciudadanía, que se celebrará en L’Hospitalet de Llobregat los próximos días 30 de junio y 1 de julio.

Si la asamblea ya prometía ser conflictiva como consecuencia de las graves tensiones internas, primero negadas y finalmente reconocidas por la dirección, la aparición de un nuevo partido con un mensaje muy parecido al inicial de Ciutadans ha abierto nuevos focos de discusión interna.
En teoría, todos en el Partido de la Ciudadanía han recibido positivamente la idea de Savater. ¡Basta Ya! puede ser el banderín de enganche para consolidar en el conjunto de España lo que la mayoría de los promotores de Ciutadans habían soñado: la construcción de una tercera fuerza de ámbito español capaz de pactar tanto con el PSOE como con el PP y que evite el, a su juicio, excesivo protagonismo de los partidos nacionalistas en la política española.
No es de extrañar que personas como el periodista Arcadi Espada –que tuvo la idea inicial de Ciutadans de Catalunya, aunque ha optado por no militar en el partido– y el sector liberal del partido de la Ciudadanía se muestren entusiasmados con la propuesta de ¡Basta Ya! y consideren “inevitable y segura” la presentación de una candidatura conjunta en las próximas elecciones generales.

EL NOMBRE DE LA COSA
Para Espada y para muchos componentes de este sector liberal agrupados en Regeneración Democrática “lo que importa es la cosa y lo de menos es el nombre de la cosa”. Por ello les da igual que estas candidaturas se presenten en forma de coalición o bajo unas siglas distintas de las del Partido de la Ciudadanía. Consideran además muy importante contar con la experiencia política de muchos de los promotores del nuevo partido surgido de la plataforma ¡Basta Ya! y con la infraestructura organizativa que dispone no solo en Euskadi.
Precisamente este último factor es el que despierta suspicacias, no reconocidas públicamente, en otros sectores de Ciutadans. El proyecto generado en Euskadi cuenta con personajes muy conocidos en el conjunto de España como Savater y la aún socialista Rosa Díez, que compagina sus constantes críticas al Gobierno central y el PSOE con el mantenimiento del fuero y el sueldo de eurodiputada por este partido.

ENGULLIDOS
En contraposición a esta imagen positiva, el Partido de la Ciudadanía ofrece un espectáculo de división y enfrentamientos, incluso entre los componentes de su dirección, cuyo nivel de popularidad es mucho menor que el de los vascos. Por ello, algunos de ellos temen pasar a una segunda fila si se consolida un proyecto único para toda España.
El congreso de Ciutadans deberá decidir si opta por aliarse electoralmente con el grupo de Savater, por crear un nuevo y único partido, o si prefiere establecer entre el Partido de la Ciudadanía y el de ¡Basta Ya! una relación parecida a la del PSC con el PSOE. Esta última posibilidad no dejaría de ser paradójica si se tiene en cuenta que en Ciutadans hay un buen número de exsocialistas contrarios a la existencia de un partido socialista catalán diferenciado del español.

ESCEPTICISMO
Una de las militantes destacadas de Ciutadans más decepcionadas con la actual dirección del partido parlamentario es Teresa Giménez Barbat. Esta escritora acaba de presentar un libro, Diari d’una escèptica, en el que explica su participación en la creación de la fuerza que ahora lidera con pulso firme y no pocos disidentes Albert Rivera.
Giménez Barbat fue la única de los componentes del grupo promotor que formó parte de la ejecutiva del nuevo partido tras el congreso fundacional. A los pocos meses renunció por discrepancias con la línea de la dirección. Barbat opina que “hay muchos motivos para estar decepcionados con la cúpula de Ciutadans” y forma parte de la corriente Regeneración Democrática.

FUENTE: El Periodico.com

Anuncios