arivera.jpg

El partido político revelación en las últimas autonómicas catalanas tiene el patio revuelto. Un ejemplo de ello es la decisión de su dirección de denunciar a quien esté detrás de una página web desde la que se vierten fuertes críticas en especial a su presidente Albert Rivera.

El presidente de Ciutadans ha denunciado ante la Policía Nacional a los impulsores de un manifiesto crítico que pone “a caldo” a la ejecutiva del partido antinacionalista. El grupo disidente se autodenomina “corriente zanahoria” y tiene una página web en la que se pueden leer las críticas a la dirección.

Rivera ha denunciado a sus críticos porque en su página web tratan la dirección de Ciutadans de mafiosa e insinúan que ha habido una gestión económica delictiva. En este sentido, Rivera basa su denuncia en que su persona y el cargo que ostenta han sido objeto de injurias que atentan contra su honor. Además, el presidente de Ciutadans, que profesionalmente era abogado de una importante caja de ahorros catalana, inquiere en su denuncia si los autores de la información han cometido un delito informático a través de Internet.

De hecho, en la página web se ha colgado una información que afirma que sus impulsores, que se mantienen en el anonimato, “han llegado hasta la comisaría” para defender los derechos de los afiliados.

El día 30 de junio se celebrará el congreso del partido antinacionalista. Se sabe que los críticos piensan presentar una alternativa a Rivera, pero no hacen público el nombre. Entre los sectores intelectuales que impulsaron el movimiento inicial se critica la actuación de Rivera y se cita a la escritora Teresa Jiménez Barbat, presidenta de la Associació Ciutadans de Cataluña, que agrupa a los intelectuales que finalmente no entraron en el partido, como la cabeza visible de los disidentes.

DIARIO CRITICO

Anuncios