el-pais-ibarretxe.jpg

Hay algo que chirría en el titular. Es la conjunción adversativa, un ‘pero’ que desguaza, implacable, la locución “sin matices”. Cuando se escuchan las últimas palabras de la explicación de Ibarretxe, se percibe que también está mal la expresión “en la lucha contra ETA”.

Vean el vídeo aquí. O lean a continuación la transcripción literal de dichas palabras:

“Nuestra posición es muy clara: en la defensa de los derechos fundamentales de todas las personas, la seguridad de todas las personas, el mostrar solidaridad, cariño, reconocimiento hacia las víctimas de la violencia y el terrorismo, nuestra implicación será máxima y sin fisuras.

Pero si en ese camino lo que mezclamos son viejas fórmulas del pasado, aplicación de la exclusión y la Ley de Partidos, aplicación de una política penitenciaria que no atienda a los derechos humanos de todas las personas, nosotros no acompañaremos en ese camino. Eso fue lo que trasladamos como Gobierno y esa es la posición que nosotros tenemos en estos momentos.”

No hay una referencia explícita o implícita a “la lucha contra ETA”, ni una palabra sobre su derrota policial y política, sobre el uso de todos los instrumentos del Estado de derecho. lo único que se entiende es la predisposición del lehendakari a implicarse en los cuidados paliativos. El titular surge de la nada o quizá de un lugar más inquietante para el periodismo: del lugar en que cultiva el redactor sus buenos deseos, pozo sin fondo.

El titular de la información que aparece en la versión impresa ha perdido la adversativa, pero sigue alimentando una ilusión que no se sostiene en el texto de la noticia:

Ibarretxe promete a Zapatero la “máxima implicación” en la lucha contra ETA

SANTIAGO GONZALEZ. Del blog de Santiago

Anuncios