carlos-martinez-blog.jpg 

Ya saben: Casandra es una figura esencial de la mitología griega. Dotada del pesado don de la clarividencia, arrastraba también la condena de provocar incredulidad. Naturalmente, la razón de que no le creyeran radicaba en que siempre anunciaba desgracias y ponía en evidencia la necedad de los hombres. En el “proceso” (en curso, no se engañe nadie, mientras el Estado no proceda contra ANV), las Casandras han perdido la batalla frente al triunfo de los profetas más floridos de la paz. Pero de nuevo era Casandra quien tenía razón, no los profetas del cretinismo.

Viene a dársela la lluvia de informaciones sobre la negociación política emprendida por el gobierno de Zapatero con la banda. Las va a ir dispensando, a conveniencia del principal beneficiario, su diario oficioso, Gara. Ayer hubo, como saben, otra entrega. Merece la pena reparar en algunas de las frases de la crónica dedicada al “colapso en la búsqueda del proceso de resolución” (sic), interesante engendro lexical que, además de revelar la mente de plomo de un burócrata fajado en la jerga de la “resolución de conflictos”, pone el dedo en la llaga del principal error perpetrado por los teóricos de la negociación: han aceptado que ETA sea un agente a la misma altura del Estado en el contexto de un “proceso de resolución”. Porque para ETA el proceso no era de paz, sino de resolución. Más que un matiz.

Obsérvese que el principal empeño propagandístico de los etarras no es otro que el de consolidar su imagen de entidad igual al Estado, con idéntica categoría y legitimidad, con quien se sienta a hablar de tú a tú. Para conseguir este resultado, ha sido importantísima la función del PSOE en la mesa de partidos, actuando como espejo de Batasuna. En efecto, el PSOE, al sentarse a negociar con la rama política de ETA, aceptaba el papel de representar al otro poder armado, el Estado, simétrico a los terroristas (terrorista él mismo). Por elevación, ETA representa a Euskal Herria y el Estado a España. Y ese ascenso comienza cuando los socialistas aceptan la legitimidad de la mesa de partidos.

Las frases claves de la transformación:

1 – “Las negociaciones se dieron por concluidas en encuentros simultáneos entre el Gobierno y ETA y el PSOE y Batasuna”.

2 –  “encuentros que, en todos los casos, contaron con presencia de cualificados observadores internacionales”.

3 – “La posición del PSOE se limitó en todo momento a plantear la opción de reformas estatutarias (…) las delegaciones vascas, por su parte, insistieron (…) en que ello se debía producir gracias al esfuerzo compartido de las partes, el mismo que permitió años atrás explorar el inicio del proceso e ir dando pasos.”

4 – “La organización armada, que se comprometió a desmantelar sus estructuras militares si el proceso se culminase, insistió en que debían desactivarse los mecanismos represivos para propiciar una situación de tregua bilateral.”

5 –  “situaciones tan graves como la que derivó en la detención, el mes de marzo, del miembro de la delegación de la organización [ETA] Jon Iurrebaso (que estaba acompañado de otro ciudadano vasco encargado de su seguridad). Estas detenciones se produjeron justo cuando se dirigían a un encuentro con los representantes del Gobierno español.”

6 – “La propuesta para realizar la cita de mediados de mayo, con el formato de que ésta fuese avalada por una sustancial representación internacional, partió de ETA, después de que los contactos y reuniones habidos en marzo y abril entre ambas partes no lograsen mover posiciones”

7 – “los encuentros de los dos carriles se celebraron de forma consecutiva en el mismo lugar, en un país europeo. Se iniciaron con una reunión entre la organización armada y el Ejecutivo de Rodríguez Zapatero, que dio paso a otra entre Batasuna y el PSOE, y así sucesivamente. ETA y el Gobierno asumieron que la clave estaba en el acuerdo a alcanzar en la otra mesa (…)”

8 – “Los representantes españoles volvieron al lugar del encuentro y el 21 de mayo se produjo una nueva y última reunión entre el PSOE y Batasuna, pero la representación española no se movió respecto al acuerdo político, lo que puso punto y final de las negociaciones iniciadas tras la declaración de tregua de 2006 y concretadas en diferentes intentonas durante estos meses.”

9 – “Una comisión internacional para el carril «militar» (…) una propuesta de la organización armada para la constitución (…) de una comisión internacional compuesta por esas mismas instancias para verificar el desarrollo del carril de negociación propio de ETA y el Gobierno español. Se garantizaría así el cumplimiento de compromisos de distensión, consensuados por ambas partes (…)”

10 – “El PSOE, que aceptó el planteamiento para simultanear las reuniones de los dos carriles al tratarse de un mismo proceso político (…) Desde el mes de febrero, el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, había insistido en que no se podía sentar con la izquierda abertzale y que había que clausurar el proceso político, además de augurar la probabilidad de próximos atentados de ETA. Por ello, a esta ronda se invitó únicamente a quienes sí estaban dispuestos a sentarse en la mesa.”

Obsérvese la sucesión ascendente de logros conseguidos por ETA gracias a las concesiones obtenidas de PSOE y Gobierno… a cambio de nada, sólo para comenzar a hablar. Se alegará que en ningún caso ni partido ni gobierno hicieron las concesiones políticas que ETA exigía –según la fuente, más por miedo a la oposición que por sus convicciones propias-, lo que finalmente llevó “el proceso” al “fracaso” –el fin de un “alto el fuego” que nunca fue incondicional ni indefinido, ni podía verificarse como tal: otra mentira-, pero lo que conviene subrayar es que la principal concesión a ETA era reconocerla como un interlocutor en plano de igualdad con el Estado. Reconocimiento sancionado con la inclusión de observadores internacionales en el papel de fedatarios de un proceso bilateral.

De manera que

1 – ETA propone a PSOE-Gobierno que las conversaciones sean una negociación política bilateral, protagonizada por los “políticos” –PSOE-Batasuna- pero tuteladas por los “militares” –Gobierno y ETA. Y la otra parte acepta.

2 – PSOE-Gobierno acepta la inclusión de observadores internacionales como garantía de su buena disposición a cerrar un acuerdo que inevitablemente queda convertido, desde ese momento, en bilateral. Con el riesgo añadido de ser juzgado el más responsable del incumplimiento de pactos alcanzados entre las partes.

3 – Al final es ETA la que selecciona a sus partenaires en la negociación, excluyendo al PNV por la renuencia de este partido a aceptar las reglas terroristas; nada más natural, puesto que esas reglas convertían a los socialistas en “parte española”, y a los terroristas en la “parte vasca”: ¿qué papel podría haber desempeñado el PNV en ese reparto excluyente de funciones: español, o vasco de segundo rango?

4 – Cuando el Gobierno intenta reconducir la situación, ETA denuncia el incumplimiento de las medidas de distensión pactadas. Ya es tarde. Y ha conseguido lo que buscaba: que el Gobierno español le reconozca como representante privilegiado del pueblo vasco en una negociación política, y que el mismo Gobierno acepte que hay un conflicto político bilateral entre dos partes iguales, que debe ser negociado pacíficamente con mediación internacional.

Tras lo cual pueden decirnos que ETA no ha conseguido nada con la negociación: mienten, eso es todo. Y cosas más absurdas sostienen. Pero el estropicio irá siendo rematado en las próximas semanas con nuevas revelaciones, todavía más humillantes para los increíbles negociadores gubernamentales y socialistas, y nefastas para todos. Su principal defensa, que a esa gente no se le puede creer nada, fue desbaratada por ellos mismos cuando aceptaron sentarse en dos mesas con ETA para negociar la paz, y en presencia de observadores internacionales (que confirmarán sin duda grandes partes, al menos, de la versión etarra de todo esto, porque va en su sueldo de mediadores objetivos).

CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN. Blog de Carlos

Anuncios