rajoy-y-zapatero.jpg

De estas elecciones podemos aprender que el bipartidismo es imperfecto, que ambos grandes partidos están condenados a entenderse y que todos saldremos perdiendo mientras no lo hagan.

Leer más —>

Anuncios